ASÍ SOY YO

Es curioso. Pasan los años y vamos madurando. Lo que en un principio no tenía valor alguno, hoy cobra un sentido muy especial en mi vida. Recuerdo como desde bien pequeñita mi madre me sentaba a su lado y, con una paciencia digna de una santa, me enseñaba a coser, a hacer punto, ganchillo... Y así, poco a poco, consiguió que empezara a valorar más el esfuerzo y el sentimiento puesto en la creación de algo, que el dinero que pudiera haber costado. Por eso, y porque pienso que es una filosofía de vida, quiero compartir mi manera de hacer las cosas y las de aquellos que me rodean.
Disfruta de las pequeñas cosas y mira más alla de donde tus ojos puedan ver. Como dice aquél proverbio, allí es donde se encuentra la verdadera FELICIDAD.
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...